La muerte del vocalista de Linkin Park cimbró al mundo de la música, y también a la sociedad, luego que se supo que padecía de algunos trastornos sicológicos y adicciones, lo que finalmente lo llevaron a tomar la decisión de suicidarse.

Ha pasado poco tiempo, pero su hijo Jaime Bennington decidió seguir adelante con su vida y con la música, para continuar con lo conseguido por su famoso padre, así que está listo para debutar en un escenario en vivo.

El heredero de Chester se presentará en el festival Strange 80s, con músicos de agrupaciones como Weezer, No Doubt, Sum 41, Velvet Revolver y Jane’s Addiction, en colaboración con la asociación Give An Hours, que proporciona apoyo mental a veteranos de guerra.

Además, están trabajando con  320 Changes Directions, organización que se especializa en el apoyo a personas que padecen enfermedades mentales y tienen problemas con adicciones, misma que surgió a raíz de la muerte de su padre.

El debut será el 1 de junio en Los Ángeles, aunque hace un par de años que ya lanzó un EP, cuando todavía estaba vivo Chester, y desde entonces ha seguido con su carrera musical.

Durante este evento benéfico, pues todo lo que se genere en la taquilla será donado a las asociaciones antes mencionadas, Jaime junto a los demás músicos hará un recorrido por las mejores canciones de la década de los 80.

Anteriormente, hemos visto que algunos miembros de la industria musical elogiaron a este joven, así como su mamá, pero hay que esperar a que lo demuestre en el escenario, lo que no será nada sencillo, pues las comparaciones seguramente estarán a la orden del día.

Ojalá se pueda sacudir la sombra de su padre y empezar a forjar su propia carrera.