Nuestras abuelas maternas son únicas porque tienen un vínculo especial con nosotros, y juegan un papel importante en nuestras vidas, tanto a nivel emocional como a nivel genético. Incluso si no pasas mucho tiempo con ella, la relación que hay entre ustedes nunca se desvanecerá. ¡Y eso sucede porque heredaste su ADN, su temperamento, sus gustos y sus emociones!

Profundizamos en este tema para entender lo que realmente nos une a nuestras abuelas maternas. ¡Echa un vistazo a lo que descubrimos!

El ensayista chileno Alejandro Jodorowsky escribió un libro llamado Metagenealogía: el árbol genealógico como arte, terapia y búsqueda del yo esencial, en donde explica la influencia genética de las abuelas maternas en los niños. Los genes pueden saltar generaciones, pasando desde un abuelo directamente al nieto.

Según Alejandro, los genes que los niños reciben en el vientre de sus madres provienen directamente de sus abuelas. Entre todos los abuelos y parientes, la abuela materna es la máxima responsable de la herencia genética.

Los genes no siempre se transmiten directamente a la siguiente generación, ya que pueden saltarse una. Es por eso que siempre existe la posibilidad de que algunos niños puedan parecerse a sus tías, tíos y abuelos más que a sus propios padres.

Es posible que los niños no se parezcan exactamente a su abuela, pero siempre habrá una marca en ellos: un lunar, una sonrisa, el color de sus ojos, su forma de moverse y caminar. Además, a veces heredan la estructura ósea, los músculos o incluso las enfermedades genéticas de sus abuelos.

Compartimos un promedio del 25 % de nuestro ADN con nuestros abuelos. Científicos de la Universidad de Cambridge han publicado investigaciones sobre el vínculo entre la abuela materna y sus nietos. Según un estudio, esta relación se produce debido al cromosoma X: las abuelas maternas pasan el 25 % de sus cromosomas X a todos sus nietos, lo que les permite heredar sus genes.

Las abuelas paternas solo transmiten sus cromosomas X a sus nietas, pero no a sus nietos. Entonces, las abuelas paternas comparten un 50 % de cromosomas X con sus nietas, pero 0 % con sus nietos.

No te preocupes, esto no significa que los nietos no tienen nada en común con sus abuelas paternas. Lo más importante que deben recordar las abuelas es mantener un contacto frecuente y una presencia general en la vida del niño. Esto mejorará los lazos esenciales que son necesarios para construir una familia fuerte y amigable, independientemente de los genes o el género.

Según Jodorowsky, los niños también heredan las experiencias emocionales de sus abuelas maternas. Las emociones que la abuela sintió cuando estaba embarazada de su hija pueden transmitirse a sus futuros nietos, ya que esta información puede ser grabada en el ADN y permanecer allí, incluso saltando una generación.

¿Alguna vez has notado cierto parecido entre tu abuela materna y tú? ¿Tus hijos se parecen a tu mamá? ¡Comparte algunas fotos en la sección de comentarios!

La entrada Un estudio reveló que los niños obtienen la mayoría de sus genes de su abuela materna se publicó primero en Difundir.ORG.